CON TODO POR HACERSE Y FRENTE A LA PEOR DE LAS CRISIS ECONOMICAS DEL ESTADO COMUNAL EL GOBIERNO LE ASIGNA PRIORIDAD A UNA OBRA DECORATIVA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CON TODO POR HACERSE Y FRENTE A LA PEOR DE LAS CRISIS ECONOMICAS DEL ESTADO COMUNAL EL GOBIERNO LE ASIGNA PRIORIDAD A UNA OBRA DECORATIVA

 

PRIORIDADES Y CRITERIOS  

CLAVES PARA ENTENDER EL NUEVO ABSURDO DEL DEBATE POLITICO LOCAL

 

La escalada de los agravios entre el oficialismo y la oposición en torno al  proyecto que busca embellecer un  tramo de  calle   Paseo Colón no podría darse en un momento peor, precisamente,  en el clímax de una crisis sanitaria sin igual en la historia del mundo  producto de una pandemia  que ha puesto al sistema sanitario de la provincia al borde del colapso con el agravante del   hastío de una  sociedad que se niega a respetar las  medidas preventivas. En semejante  circunstancias, los cruces entre el presidente comunal y la referente de Cambiemos no contribuye en nada a enriquecer o ensalzar la dinámica de los debates políticos e institucionales locales, entre otros factores porque el agravio directo y llano  desvía la atención del núcleo de los  debates que debería centrarse en ideas, nociones, conceptos y en los  propios proyectos   que de estos devengan, contrariamente, la escalada de los cruces  verbales, si bien son parte de la praxis política en cualquier lugar del mundo,  acentúa divisiones y fogonea antagonismos donde lo personal se ubica por encima de la ideas y la propia institucionalidad  en tanto sistema regulatorio  que permite una  convivencia armónica pese a  disidencias y las posturas antagónicas.

 

Sin embargo, no es este el eje del presente artículo. Lo realmente trascendental en lo que hace al debate propiamente político  debería centrarse clarificar el criterio del que se vale el gobierno a la hora de definir  las prioridades en la ejecución de obras de infraestructura en un contexto  donde todo está por hacerse en tanto ninguno de los proyectos  planificado por el justicialismo ha logrado cristalizarse. Nuevamente, el efecto de la pandemia en la economía y en la paralización de la obra pública en la nación y en la provincia debido a las medidas preventivas es un factor que resulta imposible  soslayar al momento de ensayar cualquier análisis de la situación.

 

EL PROYECTO Y SUS PARTICULARIDADES

 

Por todos estos motivos, el proyecto presentado por un estudiante de la localidad conlleva  una serie de particularidades que lo tornan “cuestionable” por  varios aspectos. A saber, el primero de ellos es un aspecto  que genera  suspicacias y rumores de toda índole ya que se  trata de una obra que nunca estuvo prevista en los planes del gobierno comunal en ningún momento de su  gestión. En segundo término, se trata de un proyecto  que no cuenta con ninguna funcionalidad más que la de ser meramente ornamental en tanto  pretende embellecer un paseo importante de nuestra localidad ya de por sí de una gran belleza dadas  las características del paisaje costero y el propio río. El tercer  punto y no menos importante,  es la importancia y la relevancia que el gobierno le asigna a este  proyecto en particular  en el peor de los momentos sociales, económicos y financieros del estado comunal cuyas arcas han sido desbastadas  por las adversidades del  contexto macroeconómico  nacional y provincial.

 

Por todo lo expuesto, no se entiende la urgencia y la prioridad que le asigna la actual gestión a un proyecto que, frente a otros aún pendientes tales como la finalización de la estación de bombeo en calle Humberto 1°, la puesta en funcionamiento de la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos, o el  mantenimiento   de los más de 100 kilómetros de  caminos rurales en nuestro distrito  al igual que  la adquisición de los equipos necesario para tales fines, claramente, resultan de una trascendencia social infinitamente superior al tratarse  de obras   con la capacidad de resolver problemas estructurales que se arrastran desde hace décadas   con el potencial de   mejorar la vida de miles de vecinos. En este sentido, es válido destacar que esta serie de  obras conformaron las bases de lo que fue el  contrato electoral que le facilito al justicialismo   retornar al poder luego de 16 años de gestiones radicales. Luego de dos gestiones justicialistas, ninguno de estos proyectos está finalizado, tal vez la obra más emblemática de estos últimos años  sea  la construcción de la  nueva estación de bombeo en barrio Malabrigo pensada originalmente  para terminar con las inundaciones de una de las zonas más bajas y castigadas por las lluvias  y las constantes crecidas del rio, pese a ello, la obra se abandono y se halla  paralizada por falta de fondos desde el año 2018.  Como parte del Proyecto Integral de Desagües Pluviales encargado por el gobierno y  diagramado por la misma consultora encargada de diseñar el Plan de Desagües Cloacales de la Cooperativa de obras y servicios públicos, la estación  facilitaría el desagüe de importantes caudales de agua antes de su escurrimiento hacia los barrios más bajos. El costo final de la obra se elevo a $ 1.627.529, 52 centavos con un aporte de recursos propios por $ 477.092,52. Tal como lo destacábamos,  se encuentra detenida desde  junio del 2018. El gobierno aduce que el desembolso de los fondos de obras menores con los que la obra se ejecuto llegaron retrasados generándose desfasajes  producto de los procesos inflacionarios que  hicieron que los costos se dispararan. Si bien la obra estaría casi finalizada,  el oficialismo remarca   que faltaría la construcción de un tramo de hormigón complementario  y la adquisición de “acoples” que permitirían  la instalación de la bomba eléctrica de bajo levante que duerme en los corralones de la comuna de la localidad y que en su momento tuvo un costo estimado en casi un millón de pesos con un dólar a 12 pesos.

 

Buena parte de estos entredichos, discrepancias y rumores que golpean en los ánimos ya caldeados de la población, ciertamente,  se dan a partir de uno de los mayores déficit con los que cuenta la actual gestión, su deficiente y paupérrimo  manejo de la información pública. Cierto es que pese a los enojos del presidente comunal fue su propio  gobierno quien  no supo informar a su debido tiempo las características del nuevo  proyecto y los criterios a partir de los que se priorizaría la culminación de  las obras aún pendientes. La confusión fue generalizada, puertas adentro de la comisión como hacia  el resto de la comunidad,  generándose así una escalada de rumores, chismes y habladurías que no son más que el  producto de la falta de información oficial que debiera proporcionarse  a través de  canales oficiales.

 

Los problemas y cortocircuitos prometen nuevos capítulos, fundamentalmente si llegasen a conseguirse los fondos para la ejecución de este proyecto en particular  sin que haya novedades o explicaciones razonables en torno a los plazos de ejecución y finalización de las obras aún pendientes. Habrá que esperar el devenir de los acontecimientos  y la manera en la que la actual gestión proporcione información y clarifique  sus posturas con respecto a la continuidad de aquellos proyectos que formaron parte de su contrato electoral desde su asunción en el  2015. Mientras tanto, asumimos la responsabilidad de recabar información adicional que nos permita robustecer nuestros análisis  pese a la no siempre mejor predisposición de las autoridades para con dirigentes o periodistas que no se caracterizan por una  complacencia ciega para con sus proyectos o posturas ideológicas.

 

 

 

 

 

 

 

PROYECTO Y POLÉMICA

PROYECTO Y POLEMICA

EL GOBIERNO COMUNAL PLANEA CONTINUAR LAS OBRAS DEL ANILLO DEFENSIVO DESDE PASEO COLON HACIA EL NORTE. FUERTE REPUDIO Y DESCONTENTO EN LAS REDES POR UNA INICIATIVA QUE SE CONSIDERA INCOLSULTA E INTRASEDENTE

 

El gobierno comunal habría presentado un proyecto que implicaría    la extensión del anillo defensivo sobre  Paseo Colon y Dr. Romang hacia  el norte. Si bien no se conocen detalles de los fundamentos y objetivos del proyecto, de acuerdo a  trascendidos a los que pudo acceder la redacción de nuestro portal,  la obra sería similar al característico  murallón construido entre Dr. Romang y Pagés Sallerés en una suerte de  continuidad de la misma  infraestructura. Lo cierto es que, como suele suceder,  las redes se hicieron  eco de la iniciativa e hicieron sentir su   férrea oposición y  descontento  para con el proyecto oficial. En estos contextos, marcados por las urgencias sanitarias desencadenadas por la pandemia del covid-19 y la aceleración de casos en el país y nuestra provincia, ciertamente,   la iniciativa sorprendió  a propios y extraños al no tratarse de  una obra  contemplada en los planes de acción del gobierno comunal durante  las anteriores gestiones ni en la presente. Por otra parte, los  rumores de toda índole y las solicitudes de información oficial  de parte de la ciudadanía resultan comprensibles dado el impacto de una obra de tales características en la sociedad  y en las finanzas estatales. Pese a ello,   el  gobierno no   ha ofrecido    ningún tipo de comunicación oficial. En este sentido, vale destacar que el  pasado miércoles, en el marco de una nueva reunión ordinaria  de comisión comunal, “el observadorweb” puedo acceder a un documento presentado por integrantes de la primera minoría que integran  la Comisión Comunal   donde expresan su oposición a la obra  y  solicitan mayores precisiones a las autoridades.

Entre otros puntos, el documento  de Cambiemos gira en torno a estos aspectos:

“sabemos que se está gestionando la continuidad del murallón en la intersección de Paseo Colón y Dr. Romang, esto es, en el tramo donde se encuentran emplazadas las letras del cartel de Helvecia inauguradas este año por la gestión. Queremos dejar asentado por nota nuestro total repudio a la concreción de dicha obra ya que implica tapar nuestro mayor recurso natural que es el río, tenemos que considerar que esta esquina es un lugar de reunión, de visualización y lugar de recuerdos tanto de jóvenes como de grandes, por esto solicitamos la revisión del proyecto”.

 

Las dudas y suspicacias que envuelven al proyecto parecen fundarse en varios aspectos por desarrollar,  en primer lugar,    el gobierno no ha presentado ningún tipo de  información oficial de la iniciativa ni de los proyectos generales en los que se inscribiría la obra en cuestión.  Por otra parte, no deja de sorprende el apuro y lo inconsulto de un proyecto sobre una  obra que a todas luces no se encontraría  dentro de las urgencias inmediatas  a  resolver  por parte del  gobierno  en lo que hace al resguardo de los anillos defensivos. Lo cierto es que estas condiciones llenan de dudas y suspicacias a la iniciativa comunal lo que alimenta el descontento que ciertos sectores expresan a través de las redes sociales.

 

Vale destacar que la comuna de la localidad aún tiene un convenio pendiente con el Ministerio de Obras Publicas de la provincia para la reparación de los más de doscientos metros de defensa que cedieron allá por el año 2018, precisamente,  sobre la misma calle Paseo Colón  entre Pagés Sellarés y Bv. Ocampo. Luego de una breve y cuestionable investigación, las autoridades de ese momento concluyeron que el socavón que desencadeno el desprendimiento en la defensa  se debió a una serie de conexiones cloacales clandestinas. Lo cierto es que las obras de refacción nunca se llevaron a cabo ni tampoco se informó sobre el estado de los expedientes o de las gestiones para concretar  una obra  que, a diferencia de este  nuevo proyecto, reúne  las condiciones para ser considerada  urgente y fundamental  para el resguardo del anillo defensivo de la localidad.

 

Por lo pronto seguiremos la evolución del tema y la palabra oficial de las autoridades comunales para conocer las características de la obra  y los proyectos generales en los que se inscribiría.

QUE CASUALIDAD, LA BONAERENSE SUBLEBADA …

QUE CASUALIDAD, LA BONAERENSE SUBLEBADA …

 

Para nada parecen casuales las sublevaciones policiales en la provincia de Buenos Aires. Más que nada cuando las medidas con las que la bonaerense busca marcarle la cancha al gobierno eran conocidas y anunciadas por los dirigentes de cambiemos antes de que estas se llevaran a cabo.

 

La amenaza del ex senador Duhalde sobre la posibilidad de un golpe de estado que interrumpa el sistema democrático  tiene que entenderse como  propia del Ceo y lobista del  Grupo Clarín, Héctor Magnetto,  quien ve en las iniciativas del gobierno  una avanzada en contra de sus intereses, dirigidas exclusivamente hacia él  y pensadas  a la medida para socavar el  poder del grupo. La guerra está declarada  y desde el propio medio son diagramados  los manuales de instrucción de las movilizaciones supuestamente espontaneas pero meticulosamente organizadas desde estas usinas de sentido común.  Sus fieles lacayos tienen plateas preferenciales en sus tribunas que garantizan la legitimación  de sus  delirios paranoides,  los horcos  de Cambiemos con Patricia Bullrich a la cabeza  y lo que queda de la  UCR ultraderechizada  son sus caras visibles.

 

Lo cierto es que el golpe clásico al que refiere el ex senador es parte de modelos del siglo pasado. La nueva modalidad de golpes de estado neoliberales  esta focalizada en el accionar de los medios hegemónicos y la  complicidad del  resto de  actores civiles y políticos, la premisa es  generar el mayor  caos y confusión posibles,  acentuar los sentimientos de hastío que vuelvan insostenible el sistema para el gobierno.

 

La idea que subyace en el discurso golpista  es  una suerte de co-gobierno donde el justicialismo se mantenga en el poder  pero quienes perdieron también. La legitimidad democrática dada por el voto popular de gobiernos nacionales y populares  es puesta en duda por un discurso paranoide casi sicótico diagramado para generar caos social  mientras que, paralelamente,  los  triunfos de sus representantes, aunque sea como en el 2015 por  apenas un punto de diferencia, son presentados como  merecedores de  una obediencia absolutista e incuestionable. Claro está, legitimada desde estas mismas esferas mediáticas.

 

La intensión  es la de obligar al gobierno a pactar con sectores que mantienen   posturas y modelos de país completamente antagónicos e irreconciliables a los propuestos por el gobierno justicialista. No existe  posibilidad de consenso alguno en tanto estos grupos  no reconocen al “otro” como un igual sino como un enemigo a eliminar sin piedad y sosiego,  la convivencia democrática así planteada   es imposible, las posturas de la derecha radicalizada y extremista  no guardan anclaje con la razón, la ética o las tradiciones sociales o partidarias. Niegan la evidencia, cuestionan al sistema democrático mismo  y con ello ponen en jaque los paradigmas racionalistas del iluminismo clásico.  Asistimos al nacimiento de un nuevo monstruo que se vale de   un tipo de sujeto social  que solo puede aceptar  un amo castigador.

 

LOS DILEMAS DEL GOBIENRO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS DILEMAS DEL GOBIENRO

 AFIANZAR LA CUARENTENA PARA SALVAR VIDAS O TERMINAR POR MATAR A LA ECONOMIA Y AL TRABAJO

 

La guerra contra la pandemia está perdida. Se sabía desde su comienzo mismo, el punto estriba en determinar cuál será el costo final en vidas humanas que tendrá la enfermedad en el país y en nuestra provincia. Los más de 160 días de cuarentena y aislamientos preventivos le permitieron al estado robustecer los sistemas de internación a la espera de un escenario  que finalmente parece haberse prefigurado. El pico de la pandemia ha  desencadenado una escalada casi incontrolable de contagios en la provincia y de seguir de esta manera el sistema sanitario  podría saturarse en poco más de un mes. Venado Tuerto cuenta con el 90% de ocupación, el propio director del Hospital Cullen ha advertido a la población sobre la necesidad de tomar todos los recaudos en un desesperado intento de  concientización social  ante un panorama que puede resultar catastrófico para el sistema sanitario provincial. La curva de contagios nunca se detuvo, estuvo amesetada mientras duró la cuarentena dura pero volvió a dispararse cuando el gobierno dejo a la ciudadanía la responsabilidad de respetar ciertos cuidados esenciales que finalmente no se cumplieron.

 

El dilema es muy claro. Si el gobierno no interviene el sistema podría saturarse lo que provocaría índices de muertes  tanto o  más altos que los países europeos durante el peor momento de la enfermedad. Por el otro, los retrocesos y las restricciones de actividades sociales y comerciales  asfixian a una economía destruida por la hiperinflación, la timba financiera y el sobre endeudamiento herencia directa de  los lineamientos neoliberales de la gestión  Cambiemos. La sociedad parece haberle perdido el respeto a la enfermedad en el peor momento posible lo que potencialmente podría tirar por la borda todo el esfuerzo hecho por las autoridades y la propia sociedad durante todos estos largos meses. La necesidad de trabajar es completamente entendible pero el mundo en el que vivimos ya no es el mismo. La anhelada reactivación se vuelve imposible en estos nuevos  contextos plagados de miedo, muerte e incertidumbre  que deja a la economía y al trabajo  en niveles cercanos al  colapso similares a los índices previos a la implosión económico – social del 2001. No hay manera de ganar.

 

LA MUERTE Y LOS FESTEJOS DE LOS MEDIOS

 

Las consecuencias de la  pandemia han sido el botín de guerra de las grandes corporaciones mediáticas que  han declarado la guerra al gobierno desde el momento mismo de su asunción. Como los representantes de una  oposición cada vez  más radicalizada y desquiciada  construida por sus propios mecanismos alienantes, para el   sentido común de sus sectores cautivos  es  común escuchar, por ejemplo,  que las vacunas se fabricarán con fetos de bebes abortados, que la libertad de expresión y prensa corren peligro, que la pandemia no existe y los muertos tampoco, que se insertaran chips para controlar a las personas, que es necesario tomar las calles para defender la republica en peligro ante el inminente avance comunista,  en este contexto,  no hay manera que las políticas del gobierno puedan  satisfacer sus delirios paranoides. Mientras la cuarentena fue rígida Clarín  promovían la desobediencia civil por considerarla una medida lesiva de las libertades individuales propias de  regímenes totalitarios al extremo de  desempolvar   viejos fantasmas de categorías conceptuales  propias de la guerra fría como el  peligro de una oleada  comunista que se apoderaría de la nación más en riesgo  que nunca. Simultáneamente,  frente a la posibilidad de registrarse  más de 10 mil contagios diarios celebran esas estadísticas  ávidos de que el país se ubique entre las regiones con mayores índices de contagios y muertes en el mundo. Lo necesitan, su modelo está basado en la muerte. Necesitan fogonear el caos y la muerte como su ya bien conocida  estrategia de  desestabilización con el que buscan atacar al gobierno y degradar su  legitimidad social y democrática.

 

Hoy más que nunca la lucha por el sentido común es más clara que nunca. Por un lado,  el gobierno y su necesidad de preservar la vida, reactivar la economía y llevar sosiego y tranquilidad a una sociedad hastiada por la enfermedad, mientras que, por el otro,   las arremetidas golpistas y desestabilizadoras de la  derecha opositora  que se valdrá de cada acción de gobierno para sembrar  caos, confusión y violencia que hagan ingobernable al  sistema político mismo. Tener en claro este esquema de situación será clave para salvaguardar las instituciones y a la propia democracia en nuestro país.

LOS NÚMEROS DEL DESFINANCIAMIENTO DEL ESTADO COMUNAL

LOS NÚMEROS DEL DESFINANCIAMIENTO DEL ESTADO COMUNAL

SU DÉFICIT SE MANTIENE EN CASI 3 MILLONES DE PESOS PERO LA RECAUDACIÓN SE DESPLOMÓ A NIVELES RECORDS EN LA PANDEMIA. EN EL MES DE MAYO SE RECAUDARON APENAS 2.254 PESOS  EN CONCEPTO DE TASAS RURALES

Los números de las finanzas comunales transitan una situación semejante  a la que atraviesan  nación y provincia. A la crisis económica financiera desencadenada por la pandemia se le añaden los años de recesión y decrecimiento económico del modelo cambiemos, en este contexto, el análisis de los movimientos de caja de la primer mitad del año reflejan una situación más que compleja, un delicadísimo equilibrio entre un déficit que trepa hasta los 3 millones de pesos y una serie de factores que condicionan las finanzas   a partir de problemas estructurales inherentes a  la dinámica con la que se ha manejado el estado comunal desde las últimas décadas.

En el mes de mayo y en el contexto de las medidas de aislamiento obligatorio  establecidos por el gobierno nacional para frenar el avance de la pandemia en el territorio nacional la comuna recibió  fondos coparticipables por un total de 3.628.126,89 pesos. Una cifra significativamente menor  considerando los cerca  de 6 millones de pesos  que a mediados del 2019 recibieron  las arcas comunales. De ese total, 3.307.083 pesos se destinaron al pago de haberes del personal de planta permanente. En ese mismo ejercicio el estado tuvo además un gasto de 341.217 pesos en combustible pese a que la mayoría de las maquinarias permanecieron detenidas debido a la actividad restringida por la cuarentena. Un punto también directamente relacionado con estos egresos  son los relacionados con los gastos de mantenimiento y refacción que ese mes treparon a los 442.204 pesos. Tal como se puede apreciar, se trata de  erogaciones  que los economistas  denominan como “gastos duros”. Esto es,  gastos   fijos que el estado debe afrontar sin ninguna posibilidad de realizar algún tipo de recorte o racionalización debido a su  carácter esencial. Los datos  de este primer semestre  se relacionan con  particularidades  propias de  la macroenomía en la  provincia y a nivel nacional, a la histórica caída de la  recaudación fiscal se le suma  el hecho de que la comuna cuenta con un núcleo  de morosidad que supera el 60% de los contribuyentes  al punto de haberse vuelto  un problema estructural en estos   últimos 30 años a esta parte.  La situación se vuelve particularmente crítica en tanto la comuna no dispone de recursos propios, con casi el 100 % de los fondos coparticipables destinados al pago de empleados, el déficit fiscal es una condición propia de esta  dinámica.

En estos contextos,  este  déficit estructural cuenta con las condiciones para  generar un cuello de botella que, potencialmente, podría devenir en un proceso de acumulación insostenible  de  deuda. Los números lo  ejemplifican por sí mismos.  Sin embargo, también es cierto  que dicho  cuadro de situación  no es muy diferente al del resto de  las comunas de PRIMERA CATEGORÍA   de nuestra   provincia. En este sentido, es conveniente  destacar  que  no son  muchas dado  que la mayoría  se han re categorizado a municipios.

Si de problemas estructurales hablamos la recaudación propia es uno de los más serios.  Durante este mes el estado recaudo solo 2.254 pesos  de tasas rurales y apenas 36.854 pesos de tasas urbanas. Esto significa que la recaudación prácticamente se redujo a cero durante los periodos de la cuarentena lo que deja entrever los efectos adversos que la medida tuvo en materia fiscal a nivel estatal. Pese al estrecho margen con el que la administración se ve obligada a manejar los fondos públicos, este mes el ejercicio cerró con un saldo a favor de 1.875.948,14 pesos.

Consultado sobre el déficit histórico que acumula el estado, el actual  presidente comunal mantiene la misma postura desde el comienzo  de su gestión allá por el año 2015, si bien el rojo de las arcas comunales trepan a casi 3 millones de pesos, resulta una deuda “manejable”. La posición del gobierno se sostiene en la simple lectura de los  números, nótese que esta   cifra es   equivalente  al pago mensual  de los haberes  de los   empleados de  planta permanente.

Durante el mes de abril los fondos coparticipables se mantuvieron en el mismo nivel que en  el mes de mayo, 3.244.593.31 pesos.  Solo en sueldos la comuna debió afrontar un gasto de 2.955.986,55 pesos. El gasto en combustibles también se mantuvo equilibrado en 338.755,33 pesos, la diferencia varia en cuanto a los gastos de mantenimiento del parque automotor que treparon a 38.800 pesos. Durante este mes el estado recaudo un total de 44.604,50 pesos en materia de tasas urbanas  y un total de 48.717,84 pesos en tasas rurales lo que solo alcanza a cubrir apenas un tercio del gasto en combustibles. Este también es un punto a destacar ya que las condiciones macroeconomías nacionales juegan un rol determinante, la inflación con la que el macrismo terminó su mandato fue la más alta de las últimos 30 años, la liberación del precio de los combustibles y la dolarización de las tarifas fueron factores fundamentales para entender la lógica inflacionaria que se dio  durante la gestión Cambiemos. La llegada del gobierno peronista marco una reorientación de medidas macroeconómicas con premisas similares a  etapas previas, el Banco Central instrumento medidas de control  cambiarias para evitar la fuga de divisas, el congelamiento del precio de los combustibles y la desdolarización del costo de los servicios fueron son los  elementos centrales de la  política económica de esta nueva etapa kirchnerista, con un dólar oficial planchado y con valores  fijos de los combustibles la inflación debería sostenerse. Esto explica el mantenimiento de las erogaciones sin esos  bruscos  vaivenes en los gastos  de combustibles y repuestos propios de los  ejercicios de años anteriores.

 

EL EFECTO PANDEMIA

La emergencia sanitaria hizo volar por los aires todas las previsiones habidas y por haber por lo que, necesariamente, los planes de gobierno de la  nación, provincia y comuna debieron adaptarse  en función de un contexto que puso de cabezas a la economía mundial a tal punto que no pocos autores  se atreven a afirmar  que asistimos al  final de la etapa neoliberal  en el mundo. Pese a estas vicisitudes, la diferencia en la balanza de ingresos y egresos comunales siguió siendo favorable por lo que la comuna volvió a registrar un saldo a favor de 2.410.470,81 pesos.

Marzo marcaría  un punto de inflexión en la historia de nuestro país, durante este mes y antes que cualquier otra nación de la región y el continente, el presidente de la republica decidió  instrumentar  una cuarentena estricta con el fin de evitar una potencial catástrofe sanitaria. La medida fue establecida con el fin de  ganar tiempo y permitir a las autoridades  robustecer los  sistemas de internación de alta complejidad a la espera de escenarios como a los que asistimos  en estos momentos  con más de 8 mil personas  infectadas diariamente  en todo el territorio nacional y   Buenos Aires como el  epicentro de la pandemia.  Otras regiones se han visto igualmente afectadas tal es el caso de Rio Negro, Jujuy,  Santa Fe, Entre Ríos, Chaco y Tierra del Fuego.

Durante este mes la coparticipación descendió  a 2.745.103,52 pesos, sin embargo, solo en gastos de haberes del personal de planta el gobierno  debió afrontar una erogación de 2.974.302,38 pesos.  En combustibles la comuna destino  un total de 490.205,91 pesos y  162.064,80 pesos en concepto  de mantenimiento. La  recaudaron alcanzo   36.323 pesos  en concepto de  tasa de inmuebles urbanos, mientras que la tasa rural volvió a caer a niveles históricos,  apenas 9.401 pesos.

En este punto es posible vislumbrar  la dinámica del círculo vicioso en el que se halla inmerso el estado comunal. Podríamos marcar una serie de factores decisivos, uno de los principales, sin lugar a dudas, los  históricos reclamos de los sectores rurales con respecto a la falta de obras y el mantenimiento deficiente de los caminos rurales, lo cierto es que el hartazgo ante la constante de estos problemas   parece  haber llevado  a los propietarios a tomar una decisión que los ubica  en una situación judicialmente  compleja, así pues, todo haría  presuponer  que han  decidido  dejar  de pagar sus impuestos  lo que acentúa el desfinanciamiento de las arcas públicas  y deja al gobierno sin  los recursos necesarios para afrontar sus históricos  reclamos  y los propios  del resto de los  sectores de la comunidad. El desfinanciamiento hace imposible la adquisición de equipos y la ejecución de obras por lo que el problema se acentúa hasta volverse estructural, ciertamente,  la cultura del PAGADIOS parece más que nunca  parte estructural  de la idiosincrasia del pueblo. Vale recordar que del total de los contribuyentes, el estado solo logró recabar un máximo que llegó en febrero de este 2020 a los 76.062 pesos en tasas urbanas y 10.687 pesos  de tasas rurales, ese mismo  mes el estado tuvo una erogación de 485.355 pesos solo en concepto de combustibles.

Frente a este panorama y con una cultura tributaria que afianza su resistencia a cumplir con sus obligaciones, el gobierno es  arrastrado a  asumir una tarea marginal, la de administrar   miseria, migajas de lo que a partir de malabares financieros es capaz de rescatar en cuanto a recursos que le permitan ejecutar algún aspecto de su programa  de gobierno. Asumiendo que lo tenga, desde luego.

Es igualmente importante destacar que con más de la mitad de la población por debajo de la línea de pobreza e indigencia, resultaría cuanto menos absurdo  atribuirle a estos sectores la responsabilidad por   la magnitud del problema financiero comunal  que, sin lugar a dudas, se verá agudizado a partir de los efectos del decrecimiento económico generado por la pandemia. Según previsiones del propio gobierno y consultoras privadas,  la economía nacional experimentará una retracción de más del 25% a lo que se le deberán añadirse  los compromisos de la deuda centenaria con  tasas superiores a los 8 puntos de interés que heredo de la gestión anterior. Según el propio Fondo Monetario Internacional, en los próximos meses más de 40 naciones caerán en default. Las negociaciones exitosas del gobierno nacional con los acreedores privados han sacado esta espada de Damocles de la cabeza del país gracias a la refinanciación de la deuda contraída por el macrismo.

 

LA CONFORMACIÓN DE UNA MESA DE TRABAJO

 

En estos particulares momentos de nuestra historia  sería un primer paso importante de cara al futuro la promoción por  parte del gobierno de alguna  suerte de mesa de encuentro de la que puedan participar la totalidad de los sectores sociales, políticos y productivos de la sociedad que le permita al gobierno  exponer los detalles de  este cuadro de situación y abrir el juego político. Esto implicaría una instancia en la que se habilitarían espacios institucionales para que referentes y expertos de cada sector puedan ofrecer su perspectiva, evaluación y eventuales alternativas para afrontar los efectos de una crisis que sumergirá a la localidad en un letargo económico que afectará directamente su crecimiento y la cohesión de su tejido social. Una versión domestica de ese nuevo pacto social que pretende llevar adelante el gobierno nacional, un proceso que debería entenderse como determinante llegado el momento de sentar las bases de ciertos consensos elementales respecto  a las políticas y el diseño de planes estratégicos de cara a los próximos 20 años. Un plan tan ambicioso como necesario. Es imposible saber con certezas  si estas  iniciativas forman parte de las intenciones de esta gestión y, lo más importante aún, si existiría la predisposición y el capital humano necesario de parte del resto del arco político para  participar de estas iniciativas.

 

¿QUÉ PASA CON EL COMERCIO?

El sector comercial es uno de los que más hacen sentir su disconformidad con la dinámica del gobierno comunal. Resulta llamativo dado que después de más de 150 años de historia de nuestra localidad y ya entrada segunda década del siglo XXI, el sector  aún no han logrado conformar una Cámara Comercial que les permita visibilizar sus reclamos y exigencias, pero también, sus aportes y  compromiso social  desde los ámbitos institucionales correspondientes a los tiempos que corren.

El deterioro del poder adquisitivo producto de los procesos cuasi hiperinflacionarios del modelo Cambiemos hizo estragos en el consumo interno del país. Basta con destacar que el consumo interno representa por sí solo el 70 % del P.B.I. La pérdida del poder adquisitivo y el retroceso del salario real sumado  al aumento en los niveles de desocupación e  informalidad condujeron a los niveles más bajos de consumo de los últimos 12 años a nivel nacional. A nivel local es imposible contar con datos ya que no hay entidades que puedan ofrecer una radiografía del cuadro de situación de cada uno de los sectores. Sin embargo,  son conocidos los reclamos del sector  comercial local  que centra sus  exigencias en  medidas proteccionistas de parte de la comuna. Los vendedores ambulantes y la economía informal se han vuelto su blanco predilecto, un chivo expiatorio poco  eficaz  que soslaya un   análisis de fondo  del contexto económico – productivo  que generaron las políticas neoliberales de la gestión Cambiemos. La caza de vendedores ambulantes, ventas por redes sociales o de pequeños emprendedores se ha vuelto el emblema de sus reclamos, cuanto menos de ciertos sectores. En este sentido, los derechos de registro e inspección son particularmente resistidos al igual que las condiciones de higiene y seguridad que el estado exige para  la habilitación de distintos negocios. Los argumentos son históricos y conocidos, los altos costos de alquileres, gastos sociales de los trabajadores y una presión fiscal cada vez más asfixiante que  deja   márgenes de ganancias cada vez más estrechas volviendo   insostenibles sus actividades.  Ciertamente, estos resultan algunos de los  argumentos que  conforman   la punta de lanza de los  reclamos del sector  por mayores  medidas  proteccionistas  y reducciones en las  cargas tributarias.

Si se analizan los números fríos de los movimientos de caja de los últimos meses se vuelve posible entrever la magnitud de  la recaudación estatal y, paralelamente,  deja   al descubierto el real porcentaje de los aportes de este sector. El mes de mayo marcó el mayor  pico de recaudación con un total de 53.713 pesos en materia de derechos de registros e inspección. En abril ese monto fue de 4.113. Vale destacar, en pleno contexto  de aislamiento social. En marzo la recaudación también fue de  23.946 pesos mientras que en febrero fue más baja aún llegando a tan solo 18.067 pesos. Nuevamente los números fríos revelan  el porcentaje real del aporte del sector comercial a las arcas comunales. Casi insignificante si se los compara con los gastos duros mensuales que debe afrontar la administración.

 

Este articulo fue escrito hace ya algunos meses, la dinámica de la información referida a los problemas de la pandemia en nuestra localidad retrasaron su publicación. Durante las últimas semanas estos datos no pasaron desapercibidos por la primera minoría dentro de la comisión comunal. A tal punto fue así que la referente de Cambiemos en nuestra localidad, Victoria Weiss Hakerley,  ha solicitado al gobierno  un informe más detallado de los movimientos de caja de estos meses a men de realizar un análisis propio. Se espera que en las próximas semanas pueda haber novedades con respecto a este tema y también de las  lecturas  políticas que puedan suscitarse.

Archivos

Copyright © 2011-2012, Infiniti. Todo Rights Reserved. Iconos by IconShock