SIGUE EL ESCÁNDALO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SIGUE EL ESCÁNDALO 

 EL HOSPITAL SE HA VUELTO EL PROTAGONISTA CENTRAL  DEL SHOW MEDIÁTICO PROVINCIAL

LAS INVESTIGACIONES PARA DEFINIR EL VÍNCULO PAREMIOLÓGICO DEL BROTE DE  CORONAVIRUS  EN EL  HOSPITAL PARECERÍAN HABER DADO UN GIRO INESPERADO

La investigación para tratar de determinar el vinculo epidemiológico con el paciente que desencadeno el brote de  covid – 19 entre el personal de salud del hospital de la localidad habría estado errada desde el principio. Las recientes  revelaciones periodísticas indicarían que el bioquímico, originalmente sindicado como el paciente 0,  no sería quien habría iniciado los  contagios  sino otro integrante del consejo de administración quien, de acuerdo a las  versiones periodísticas y las indagaciones de las autoridades locales y ministeriales, habría sido el organizador de una supuesta  “fiesta clandestina” desencadenante del brote. Mientras se aguarda si el presidente  comunal iniciará algún tipo de presentación para  dilucidar responsabilidades judiciales, desde la comisaria 1° de la localidad trascendió que se ya se  inició una investigación de oficio con el fin de definir  si aquel supuesto  encuentro social se trataría efectivamente de una  fiesta clandestina o si por el contrario fue apenas una más  las tantísimas  reuniones  familiar o afectivas  estipuladas y habilitadas   por las autoridades provinciales y nacionales.

 

EL NIVEL DE RESPONSABILIDAD DE LAS AUTORIDADES Y PROFESIONALES

 

Lo que vale la pena analizar en este caso en lo particular es el grado de responsabilidad de los ciudadanos en función de su posición social, su actividad laboral y   profesional, así como también, la importancia  de las instituciones, organismos o empresas donde desempeñen  sus actividades. Resultaría un error poner en un mismo nivel  de igualdad a las conductas de  un ciudadano de a pie con las de un profesional de la salud que se presupone debería contar  con los conocimientos y experiencia necesarios para prever las implicancias de ciertos actos.  Vamos al punto,  se supondría  que los  saberes de un  profesional en estos  ámbitos    le permitirían contar con un  nivel infinitamente más elevado  de compromiso y responsabilidad social llegado el momento de manejarse en el contexto de una crisis sanitaria mundial sin precedentes en la historia de la humanidad que ha puesto de rodillas a los sistemas sanitarios de los  países más desarrollados del mundo.   He aquí el concepto que quisiéramos significar,  la persona  involucrada en estos hechos no solo es  un  profesional de la salud, sino que  también,  integra el mismísimo  consejo de administración del hospital que se ha vuelto el epicentro del brote de coronavirus en nuestra localidad con cinco personas infectadas y más de 70 aislados. Demás esta destacar que los trabajadores en cuestión forman parte del  personal esencial en el combate de esta crisis.  Nuevamente, entenderíamos que estos profesionales, sumado al lugar que ocupan en estas  instituciones,  debería asumir  un nivel de responsabilidad  que les permita disminuir al mínimo  las posibilidades de generar problemas sociales y sanitarios como los desencadenados en el hospital local.

Resulta todo una paradoja que el hospital y su personal vuelvan a ocupar el centro de los debates sociales y políticos en nuestra localidad y la provincia por las razones equivocadas. Irónicamente, el primer caso confirmado de covid-19 en nuestra localidad fue nada menos que el de  la propia directora de la institución. El escarnio que sufrió la profesional  en las redes es  parte de los nuevos linchamientos mediáticos propios de una era hipermediatizada que le ha proporcionado a cada ciudadano medios de comunicación sociales con los que los comunicadores profesionales  solo podrían haber soñado hace apenas unas décadas atrás. Ningún ciudadano bien pensante cuestionó a la doctora por haberse enfermado, se sobre entiende que, al fin de cuentas, es un ser  humano y que su profesión los ubica  al frente de la línea de batalla lo que incrementa sus  probabilidades de   enfermarse  y hasta poner en   riesgo su propia  vida en haras de cuidar las de los demás.  

En su momento, los cuestionamientos, o al menos, aquellos que valía la pena considerar, estaban puestos en el mismo punto que intentamos clarificar.  Otra vez, en el nivel de responsabilidad y profesionalismo con el que se manejaron estos profesionales llegado el   momento de tomar todas  las precauciones necesarias  para reducir los niveles de riesgo. Tampoco es un dato menor soslayar la angustia y el dolor  que puede causar la presión social de  los  juicios públicos, mayoritariamente  irracionales y despiadados de las redes sociales, sin embargo, la magnificación de los alcances de estos nuevos medios  conduce  a todos los actores sociales a un grado de exposición pública nunca antes visto en la historia. La locura de estos contextos digitales  es que las plataformas no obligan a nadie, ciertamente,  son sus propios usuarios los encargados  de borrar  los límites entre la vida pública y privada al exponer en las redes hasta aquellos aspectos más íntimos y delicados  de sus vidas o la de sus seres queridos. Sea cual fuere la postura de cada quien frente a estos nuevos medios, los profesionales y máxime, quienes ocupan cargos públicos importantes, están expuesto a las críticas de los medios y las redes, a tal punto que  estos aspectos son  parte inherente de su actividad. Sobrellevar las criticas resulta una parte fundamental  de sus labores y gestiones.  Médicos,  policías,  docentes,  políticos,  jueces, y  hasta los otrora  amos y señores de estos espacios, los propios periodistas, están expuestos a los  escarnios públicos  de las dinámicas propuestas por las plataformas y sus   audiencias.  Mientras más rápido se asuma esta realidad menos angustia provocara.

CERRAMOS EL PARÉNTESIS

Mientras tanto, la identificación de la relación epidemiológica permitiría a las autoridades circunscribir los esfuerzos sanitarios con el fin de evitar que los contagios se expandan hacia el resto de la comunidad. El interrogante generalizado  radica en definir  si los esfuerzos  no serán en vano  debido a la interrelación social   del personal con sus allegados y sus  propios  pacientes. Sean cuales fueren los escenarios, las próximas horas serán decisivas al igual que la  importancia de acatar las medidas preventivas de parte de la sociedad.

Se espera que en las próximas horas el presidente comunal brinde detalles de la situación sanitaria y a posteriori clarificar su postura política respecto a lo que  podrían ser el preludio de acciones ministeriales y políticas tendientes a la restructuración del suscitado  consejo cuyo poder se consolido  durante los doce años del gobierno del  Frente Progresista en la provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos

Copyright © 2011-2012, Infiniti. Todo Rights Reserved. Iconos by IconShock