QUE CASUALIDAD, LA BONAERENSE SUBLEBADA …

QUE CASUALIDAD, LA BONAERENSE SUBLEBADA …

 

Para nada parecen casuales las sublevaciones policiales en la provincia de Buenos Aires. Más que nada cuando las medidas con las que la bonaerense busca marcarle la cancha al gobierno eran conocidas y anunciadas por los dirigentes de cambiemos antes de que estas se llevaran a cabo.

 

La amenaza del ex senador Duhalde sobre la posibilidad de un golpe de estado que interrumpa el sistema democrático  tiene que entenderse como  propia del Ceo y lobista del  Grupo Clarín, Héctor Magnetto,  quien ve en las iniciativas del gobierno  una avanzada en contra de sus intereses, dirigidas exclusivamente hacia él  y pensadas  a la medida para socavar el  poder del grupo. La guerra está declarada  y desde el propio medio son diagramados  los manuales de instrucción de las movilizaciones supuestamente espontaneas pero meticulosamente organizadas desde estas usinas de sentido común.  Sus fieles lacayos tienen plateas preferenciales en sus tribunas que garantizan la legitimación  de sus  delirios paranoides,  los horcos  de Cambiemos con Patricia Bullrich a la cabeza  y lo que queda de la  UCR ultraderechizada  son sus caras visibles.

 

Lo cierto es que el golpe clásico al que refiere el ex senador es parte de modelos del siglo pasado. La nueva modalidad de golpes de estado neoliberales  esta focalizada en el accionar de los medios hegemónicos y la  complicidad del  resto de  actores civiles y políticos, la premisa es  generar el mayor  caos y confusión posibles,  acentuar los sentimientos de hastío que vuelvan insostenible el sistema para el gobierno.

 

La idea que subyace en el discurso golpista  es  una suerte de co-gobierno donde el justicialismo se mantenga en el poder  pero quienes perdieron también. La legitimidad democrática dada por el voto popular de gobiernos nacionales y populares  es puesta en duda por un discurso paranoide casi sicótico diagramado para generar caos social  mientras que, paralelamente,  los  triunfos de sus representantes, aunque sea como en el 2015 por  apenas un punto de diferencia, son presentados como  merecedores de  una obediencia absolutista e incuestionable. Claro está, legitimada desde estas mismas esferas mediáticas.

 

La intensión  es la de obligar al gobierno a pactar con sectores que mantienen   posturas y modelos de país completamente antagónicos e irreconciliables a los propuestos por el gobierno justicialista. No existe  posibilidad de consenso alguno en tanto estos grupos  no reconocen al “otro” como un igual sino como un enemigo a eliminar sin piedad y sosiego,  la convivencia democrática así planteada   es imposible, las posturas de la derecha radicalizada y extremista  no guardan anclaje con la razón, la ética o las tradiciones sociales o partidarias. Niegan la evidencia, cuestionan al sistema democrático mismo  y con ello ponen en jaque los paradigmas racionalistas del iluminismo clásico.  Asistimos al nacimiento de un nuevo monstruo que se vale de   un tipo de sujeto social  que solo puede aceptar  un amo castigador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos

Copyright © 2011-2012, Infiniti. Todo Rights Reserved. Iconos by IconShock