LAS AUTODIADES DEL SAMCO DE CAYASTA DESMINTIERON EL ANUNCIO DEL SENADOR

LAS AUTODIADES DEL SAMCO DE CAYASTA DESMINTIERON EL ANUNCIO DEL SENADOR

EN UN BREVE PERO CONTUNDENTE COMUNICADO DEJARON EN CLARO QUE NO RECIBIERON LOS FONDOS ANUNCIADOS POR EL LEGISLADOR PROVICIAL

A través de sus  redes sociales oficiales el Consejo Ejecutivo  del Samco de Cayastá desmintió el ingreso de fondos por  $ 2.215.000 tal como  oportunamente  lo informara el senador Ricardo Kaufmann. El Consejo destacó además  no tener información oficial respecto a la entrega de cheques para la compra de los equipamientos que refiere el  comunicado  del senador departamental.

 

El comunicado del consejo ejecutivo del Samco de la localidad de Cayastá parece otra de las tantas  muestra  de hasta dónde pueden llegar los enfrentamientos partidarios en nuestras localidades. Las diferencias no parecen encontrar sosiego, ni siquiera  en el pico  de la peor crisis sanitaria generada por la  pandemia del covid-19 que ha puesto de rodillas  a los sistemas sanitarios de nuestro país y el mundo. Nada de ello  parece suficiente para mitigar los  antagonismos locales, cuanto menos  como una instancia de tregua que permita dejar  por un momento de lado diferencias sectoriales, personales o partidarias en aras de un bien común mayor, ciertamente,  el fortalecimiento de los sistemas sanitarios de la costa santafesina que durante los últimos  12  años de gestiones  socialistas  han quedado reducidos a poco más que a salas  de primeros auxilios o, en el mejor de los casos, a centros de derivación.

 

Lo cierto es que este nivel de discrepancias  no contribuye a  calmar  los ánimos  caldeados de una sociedad atenazada por el hastío y el  estrés propio de la  situación sanitaria  actual que se monta a los efectos de una de las mayores    crisis socioeconómica de la historia de nuestro país  como consecuencia   de la implosión del modelo macrista. El  amalgama  de fenómenos inherentes a  políticas de neto corte  neoliberales se conjugan en estos momentos,      niveles de endeudamiento externo sin parangón,  especulación financiera  y    destrucción del aparato productivo que   dispararon procesos inflacionarios similares a los de 1989 o 1992  junto a  índices  de desempleo, pobreza y marginalidad semejantes  a los previos a la crisis  del 2001. Todo en un clima de tensión y antagonismos sociales que hacen casi imposible la convivencia democrática con una nueva derecha ultraradicalizada,  golpista y destituyente.  Una gigantesca  montaña de caca.

 

Bien vale destacar que durante la gestión provincial anterior el Samco de Cayastá fue protagonista de una serie de tristes sucesos que terminaron en la nada y que contribuyeron a minar la credibilidad del efector entre la propia ciudadanía. Fue durante este periodo que sus profesionales médicos y directivos se vieron envueltos  en varios  presuntos casos de mala praxis  que provocaron  la muerte de por lo menos  dos pacientes. La situación   originó tensiones sociales de toda índole  que se tradujeron  en  marchas, movilizaciones y  presentaciones judiciales. La  situación motivo la intervención  del senador quien en su momento se hizo eco de los reclamos  de ciertos sectores sociales para anteponer   una serie de pedidos a las entonces autoridades ministeriales para la intervención del efector, situación  que nunca se concreto.

 

Los enfrentamientos entre el socialismo y el justicialismo tuvieron como campo de batalla nada menos que la salud pública en una localidad que era considerada como la cabeza de playa de socialismo en el departamento Garay. Las irregularidades administrativas y sanitarias denunciadas fueron una constante durante  este periodo   pese al explicito  respaldo del ejecutivo provincial quien  se valió de su control en las cámaras legislativas  para evitar una intervención que hubiera permitido, por un lado,   clarificar los sucesos acaecidos en la institución,  y, por el otro,  contribuir  a restituir  la confianza perdida  entre el hospital y la propia  comunidad.

 

El comunicado donde las autoridades del efector desmienten la información suministrada por el senador Kaufmann parece un nuevo capítulo de un enfrentamiento de larga data muy  propia de las cúpulas dirigenciales donde las urgencias y necesidades de la gente resultan una mera excusa, aún en el momento  más delicados de los que se tenga registro en la historia de nuestro país y el mundo. Debería  quedar claro que las prioridades y gestiones de la dirigencia política deberían centrarse en mejorar las condiciones sanitarias y demostrar la altura política  para mirar  más allá de las  diferencias circunstanciales  que no hacen más que entorpecer la gestión de intereses comunes como lo es el mejoramiento de    la calidad de vida de los ciudadanos y trabajadores  en un momento donde todo está por hacerse. Claramente la miopía política  no contribuye  a generar las condiciones que faciliten la sinergia entre los distintos  niveles del estado.

Solo es de esperar que los tiempos burocráticos del estado provincial  se agilicen para permitir el rápido desembolso de los fondos que el sistema requiere. Por otra parte, ya habrá tiempo para zanjar diferencias o proponer instancias superadoras a las políticas o gestiones de la actual administración provincial.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos

Copyright © 2011-2012, Infiniti. Todo Rights Reserved. Iconos by IconShock