¿ECOCIDIO?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿ECOCIDIO?

LA DECISIÓN DE TALAR LOS PINOS HISTORICOS DEL CLUB EL HALCON DESENCADENO UNA FUERTE POLEMICA DENTRO Y FUERA DE LA INSTIUCION

 

La comisión directiva del Club de Caza y Pesca El Halcón de nuestra localidad  tomó la decisión de talar  los pinos de la entrada de la institución y la polémica no tardo en desencadenarse. Consultado sobre el tema, el secretario de la institución, destaco para el observador web que los arboles habían alcanzado una altura muy considerable  debido a que no se realizaron podas controladas en su debido momento, otro problema estaba dado por las características de la propia  especie, no se trata de pinos sino de casuarinas, una variante de la familia de los pinos pero más  quebradiza y  que no tolera adecuadamente las podas. La altura y frondosidad de los arboles  ponían en riesgo a la estructura edilicia  y a las personas por lo que la comisión habría tomado la decisión de talarlos e iniciar un proceso de forestación desde cero. Lo cierto es que pese a las explicaciones y lo atendible de las razones,  la decisión  dejo atónitos a propios y a extraños. Una  mescla de desazón e impotencia se hizo sentir en buena parte de la sociedad a partir de  la tala de árboles de más de cincuenta años.

 

Quienes no comparten la postura  de la comisión directiva del club  consideran que la decisión resulto inconsulta y que  podrían haberse adoptado medidas menos invasivas para evitar   lo que para muchos resulta un daño casi irreparable. Lo cierto es que la decisión de talar los árboles  no pudo haberse tomado en un momento más inoportuno. Los incendios forestales masivos   de pastizales y humedales en nuestra provincia y en buena parte de la zona central del país han sensibilizado a la sociedad con respecto a estos temas, por consiguiente,  el foco del debate político no solo se halla focalizado en la  voracidad empresaria, falta de control y planificación, sino fundamentalmente, en el grado de responsabilidades que le  cabe a la dirigencia política frente a estas problemáticas.

 

Para ubicar estas discrepancias en su contexto  se hace necesario aclarar que  la razón de ser de la institución y sus actividades se sustentan en torno a la vida silvestre y al  ecosistema del río. En este sentido,  la decisión parece ir  directamente  a contramano  de los valares que deberían ser considerados como puntales de la labor social de la institución y su comisión  directiva en lo que hace a la concientización,  proposición y respeto por el  ambiente, su flora y fauna. La situación desbasto a buena parte de la ciudadanía que considera a estas acciones como  irreparables e impropias de una institución que debe promover el respeto por la naturaleza en tanto y en cuanto se necesitaran décadas  para la  recuperación de  arboles como los talados.

 

A menudo se hace referencia a la necesidad de promover políticas que se sustenten sobre un concepto que resulta central en estos tiempos,  la idea de sostenibilidad de cualquier   actividad social y productiva, entiéndase a este concepto como la posibilidad de satisfacer nuestras necesidades sin comprometer la posibilidad de que las generaciones futuras  puedan satisfacer las suyas propias. Sin dudas la delicada situación por la que atraviesa el país a partir de las miles de hectáreas arrasadas por el fuego en nuestra provincia y en toda la región de la pampa húmeda  nos interpela sobre nuestra labor y sus consecuencias. En este sentido,  la clase dirigente necesariamente debe clarificar sus posturas y generar  espacios institucionales adecuados  que permitan abrir el juego político sobre sus  decisiones con respecto a la intervención sobre los espacios públicos y los ecosistemas que sustentan la vida.

 

EL GOBIERNO COMUNAL NO SE QUEDA ATAS

 

Lo cierto es que durante las últimas semanas el gobierno comunal no se ha quedado atrás con una serie de intervenciones sobre el arbolado público que ha generado indignación en vastos sectores de la sociedad. Es evidente la falta de asesoramiento técnico para con  prácticas de poda que se realizaron ya bien entrado el mes de septiembre desconociendo técnicas y recomendaciones sobre los cuidados y procedimientos al respecto. Lo acaecido en el Club El Halcón fue la  gota que colmo el vaso. Podríamos  destacar que este accionar  viene siendo parte  de procesos y modelos  de gestión  donde queda en evidencia la ausencia de una política medioambiental clara  que permita dirigir y sustentar  las acciones de los gobiernos y del  resto de las instrucciones de nuestra localidad.

 

Las decisiones que terminaron con la tala de árboles centenarios en el Club de Caza y Pesca El Halcón es considerado por muchos como un error serio, pero también, como una muestra de la manera en la que estos asuntos quedan fuera de la agenda política y la participación activa de la sociedad sobre la planificación a futuro del ecosistema que nos sustenta. En ocasiones y ante la devastación de nuestros bosques nativos y humedales da la sensación de que la sociedad y la propia dirigencia  apoya  una pistola en la sien y acciona el gatillo, no ya  contra sí misma, sino contra sus propios hijos.

 

LOS DEBATES NACIONALES

 

Esta particular situación   ha generado un debate político y social sin precedentes desde donde han surgido una serie de proyectos que buscan resguardar los humedales y bosques nativos amenazados por prácticas especulativas de grandes negocios inmobiliarios y agropecuarios. Una de  las leyes que hoy están en discusión  se relaciona con la necesidad de constituir marcos legales para el control del fuego, así como también, la prohibición de contracciones inmobiliarias en zonas arrasadas por el fuego durante un lapso de 60 años. Con incendios  registrados  en Córdoba, Catamarca, La Rioja, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Buenos Aires, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero y Misiones; el Servicio Nacional de Manejo del Fuego aseguró en un informe oficial que “el 95% de los incendios forestales son producidos por intervenciones humanas, siendo dentro de estos, los principales escenarios fogatas y colillas de cigarrillos mal apagadas, el abandono de tierras y la preparación de áreas de pastoreo con fuego”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos

Copyright © 2011-2012, Infiniti. Todo Rights Reserved. Iconos by IconShock