DE POLEMICA EN POLEMICA

DE POLEMICA EN POLEMICA

EL CAMBIO DE LA FECHA FUNDACIONAL DE LA LOCALIDAD Y LOS ACTOS REALIZADOS EN CAYASTA

CAPRICHOS OPOSITORES Y UN  GOBIERNO SIN INICIATIVA PROPIA

Las iniciativas del gobierno comunal no dejan de generar polémica y repudio en amplios sectores de la sociedad.  Esta situación sumado a un  manejo desprolijo y cargado de escándalos que se sucedieron  durante el pico de la pandemia, ciertamente,  han erosionado aun más  la ya alicaída y cuestionada imagen de la gestión que encabeza por  Luciano Bertossi.  Las  iniciativas erráticas y mal comunicadas de parte del gobierno  dejan demasiado expuesta a la figura del presidente comunal  a críticas de toda índole  a propósito de  errores conductivos en lo que hace a la  concreción  de  un plan de gobierno  con criterios políticos claros que vayan en consonancia con el contrato electoral que le permitieron ganar las elecciones. La polémica por el cambio de fecha de la fundación del pueblo cayó muy mal entre la ciudadanía que, no solo no entendió los fundamentos de la propuesta, sino que, además, la consideró inconsulta y fuera de lugar dadas las condiciones atípicas propia de  la crisis sanitaria que vive la sociedad.

 

Lo cierto es que los fundamentos de la iniciativa deberían buscarse en otro lado. Esta situación  no hace más que evidenciar  las debilidades y la soledad  de un gobierno aislado de la gestión provincial y  demasiado condescendiente para con la figura del senador Kaufmann quien pareció quedar como el principal motivador  de la propuesta  a partir de su interpretación histórica de los eventos que devinieron en  la fundación de la localidad. Es difícil  comprender la subordinación del gobierno para con Kaufmann, en especial si se considera que la relación entre el presidente comunal   y el senador  nunca volvió a ser la misma luego de las pasadas elecciones. Se dice que Kaufmann   habría responsabilizado   a Bertossi  por    su magra performance electoral en la localidad. Toda la estructura del PJ no pudo con un candidato que desde el llano logró poner contra las cuerdas  la reelección del senador nada menos que en la cabecera departamental. La relación entre ambos dirigentes parece plagada de  resquemores y mutua desconfianza. En su  primera gira por la costa, luego de ser electo  gobernador, Perotti visito Santa Rosa de Calchines acompañado por el propio senador y toda la estructura del PJ del  sur departamental, en esa misma línea,  también hizo lo propio la Ministra de Obras Publicas, Silvina Frana.  Santa Rosa parece haber desplazado a nuestra localidad en cuanto a peso político al haberse transformado en la cabeza de playa del gobierno provincial en nuestro departamento. Los gestos y las formas resultan  más que preponderantes a la hora de interpretar los entramados del cuadro   político actual.

 

LA SALIDA DE COLABORADORES

Otro punto destacable en el deterioro de las relaciones se vincula con la salida  de algunos colaboradores del senador de la mesa chica comunal. Esta sangría de funcionarios  suscitó  serios problemas en lo que hace a la visibilización del trabajo político, presencia  territorial y capacidad de gestión. Se esperaría  que con un gobierno provincial del mismo signo político, Luciano  Bertossi,   debería poder  resolver problemas con solo una llamada telefónica, sin depender de las ineludibles  intervenciones del senador, tal y como lo demuestran las gestiones de los  demás presidentes comunales. Daría la sensación que las autoridades locales hacen lo imposible para satisfacer las demandas de Kaufmann con el fin de evitar rispideces, aunque ello  signifique tragarse los sapos de los constantes conflictos  sociales que desgastan la autoridad del presidente comunal ante su propia base electoral  obligándolo a violar sus promesas de campañas. Así pues,  Bertossi parece arrastrado a ensayar  un delicado equilibrio al momento de ir adecuando sus planes a  las demandas y exigencias de sectores que, definitivamente, nunca demostrarán su apoyo pero que, por alguna extraña razón que desconocemos,  se ve en la obligación de satisfacer.

 

EL ACTO DE REVALORIZACION DE LA FUNDACION EN CAYASTA

Toda iniciativa, por descabellada, ridícula y fuera de lugar que resulte parece contar con el aval del gobierno, incluso la de realizar un acto de revalorización de la fundación de la localidad nada menos que Cayastá simplemente porque a sus organizadores les resultaba más cómodo. El acto fue otra  demostración de hasta donde es capaz de llegar el gobierno a la hora de evitar confrontaciones con sectores opositores que pese a su condición se sienten con el suficiente peso social y político como para adecuar la agenda gubernamental a sus antojos y más alocados caprichos. Desde obras ornamentales propuestas por privados con dinero del senado, hasta la organización de actos en conmemoración de la fundación del Helvecia pero en Cayastá. Sin lugar a dudas, un hecho que quedará en la historia de la provincia por lo descabellado y el sin sentido de una  propuesta que significó una  afrenta para la localidad y  su gente.

 

Dicho  accionar no hacen más que dejar en evidencia las flaquezas de los  planes de acción que marquen un rumbo e impriman un  cariz identificable a la gestión. En su intento por quedar bien con Dios y con  el diablo, Bertossi  se hunde en un océano de sin sentidos. Estos vacios de poder resultan preocupantes dado que dejan expuesta la falta de capacidad conductiva para sobrellevar problemas serios en uno de los momentos más delicados y angustiantes por los que atraviesa  el pueblo, la provincia y nuestra patria. Todo este devenir de discusiones, insultos e injurias, odios y resentimientos rancios  que pueblan los espacios públicos y políticos generan un problemas aun más serio, obstruyen la posibilidad de discutir y debatir los reales problemas de fondo que enfrenta la localidad y que nunca fueron debidamente abordados por la gestión, aún siendo la piedra angular de su propuesta de campaña. Nada se dice, por ejemplo, de las obras inconclusas de los  desagües de barrio Malabrigo. De la nula recaudación de los impuestos rurales debido a la desobediencia civil como consecuencia del deficiente manejo en lo que hace a los  arreglos y mantenimientos de los caminos rurales por parte del gobierno, de la siempre pendiente  puesta en funcionamiento de la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos que habilitaría  un paso fundamental en la erradicación del basural a cielo abierto  o de los convenios firmados en el 2018 para la reparación de los más de 200 metros de defensa que cedieron en el  Paseo Colon, irónicamente,  a metros donde ahora el gobierno pretende llevar adelante una obra ornamental pese a que estos derrumbes del anillo defensivo nunca fueron arreglados. Cuestiones más del día, el caos vehicular o  el control sobre la juventud en el contexto del pico de la pandemia del coronavirus que deja expuesta a toda la población.

 

La sucesión de estos acontecimientos han socavado la imagen del gobierno. Sin embargo,  también es cierto que de parte del arco opositor no es posible evidenciar figuras que marquen errores y expongan  propuestas superadoras al modelo actual. La división de la oposición le sienta cómodo a un gobierno que no encuentra contrapoderes a la vista  o dirigentes capaces de presentarse ante la sociedad como alternativas creíbles de poder. Interrogantes que serán la comidilla de la opinión publica de cara a un año electoral marcado por la crisis económica, la pandemia y el hartazgo social ante  todos estos factores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos

Copyright © 2011-2012, Infiniti. Todo Rights Reserved. Iconos by IconShock