OPINION

EL ATAQUE ORCO A LA DEMOCRACIA

EL ATAQUE ORCO A LA DEMOCRACIA

DESDE LA INIDNACION POR EL VACUNATORIO VIP HASTA EL CIRCO  POR LA LIBERTAD EN FORMASA

 

Las bolsas mortuorias con los nombres de los dirigentes del gobierno en las  inefables  marchas opositoras  resultan apenas  otras de las tantas acciones que cristalizan un proceso  desestabilizador puesto  en marcha en el instante mismo  en el  que la alianza Cambiemos pierde las elecciones, en este contexto,  la nueva derecha ultraradicalizada busca instalar un estado de violencia simbólica lo suficientemente insoportable  como para  precipitar actos de   violencia real y  sanguínea. Esta   oposición necesita promover un sentimiento  de desesperanza y hartazgo que allane el  camino hacia un estado de caos  social que vuelva  ingobernable el  sistema de parte del actual gobierno.

 

Se trata de una derecha que, definitivamente, ya no cree en  la democracia y en sus instituciones  como reguladoras  de los múltiples actores que coexisten en una   sociedad, estas  expresiones criminales  y golpistas  muestran el real sustrato  ideológico de sectores que buscan la desintegración de cualquier tipo de  pacto social pre existente con el objetivo de tomar el poder sin los condicionamientos impuestos por un modelo político  que ya no consideran  pertinente  para  la realización de sus intereses de clase.   No hay pues posibilidad de concebir alguna  convivencia mínimamente  pacífica con  sectores que reniegan de la dinámica de la  democracia en tanto  reconocimiento de la  existencia de un  otro diferente.   La intención es llegar al poder y  allanar el camino hacia un proceso de neo-colonización que les permita rematar la republica y ubicarse como una suerte de gerentes corporativos de los mercados internacionales. Una reedición de las antiguas  bases de la ideología Mitrista de la historia según la cual lo extranjero se considera   propio y superior  mientras que lo originario como la barbarie a eliminar.   Luego de las elecciones presidenciales no fueron pocos los que  alzaron sus voces para proponer un país que uniera Bs. As, Santa Fe, Córdoba y Mendoza en una nación separada  que cumpliría  con los requisitos de quienes se autoperciben como el reservorio moral de un  país  blanco,   puro y, fundamentalmente,   libre de cualquier sesgo de  contaminación con la negritud    peronista. Estas expresiones tomadas  como  delirios propios del resentimiento de sectores que no aceptaban   su derrota en las urnas no deberían, precisamente, a la luz de un análisis semiológico,   tornarse a la ligera en tanto  significan  el   real sentir de grupos convencidos de su superioridad de clase, así pues, su poder para  volverse sentido común radica en su simpleza, la ambigüedad de las expresiones en sí  y la   familiaridad que las vuelve cercanas, el caldo de cultivo perfecto para calar  entre las clases  trabajadoras más  despolitizadas y  permeables a la influencia del gigantesco aparato comunicacional oligopólico que articula ese  discurso opositor. El propio gobernador de Mendoza llego a proponer, sin ponerse colorado,  separarse del país  y constituir un estado intendente.  Pocas veces se ha visto en nuestra historia reciente  semejante grado de  desprecio y la exhibición de un  odio propuesto   como una  virtud identificatoria que no  lograr  canalizarse en algo que se asemeje a un  proyecto  político histórico  capaz de presentarse como  alternativa creíble  de mando y gestión. De allí precisamente el peligro real que estas facciones fanáticas representan  para la estabilidad del pacto  democrático vigente en nuestro país desde 1983.

 

Sin más,  el proyecto tiene un norte claro,  el aniquilamiento del peronismo y todas sus expresiones. Sabemos hasta donde es capaz de llegar el odio de la derecha nacional que  desapareció a 30 mil personas durante la última dictadura cívico – militar  y que  lo volverían  a hacer ya que para    sus máximos referentes  las instituciones no  son más que otro de los tantos legados populista  por lo que se  sienten en la obligación histórica  de terminar con lo que, desde su perspectiva, no es más que  una fuerza de ocupación  que ha tomado su casa desde 1945.  No se puede encontrar lógica o razón alguna en sus demandas o posturas, su radicalización implica una disociación completa con cualquier tipo de lógica y raciocinio propio de principios o criterios de la razón ilustrada en tanto  paradigmas que reemplazan   con la potencia de sus  delirios paranoides colectivos. La desintegración de la lógica  discursiva es el  paso previo  de un proceso que busca saltar las instancias de mediación institucional  para promover  un estallido social  que concluya en los objetivos antes mencionados. Es así como Macri puede seguir hablando de soberanía, Bullrich,  ex montonera conversa de la J.P. del ala de  Galimberti, de los peligros de los abusos  de autoridad o Rubestein de la ética en la Salud Publica.

 

No se puede negar que las usinas de odio de estos grupos saben muy bien como alterar la indignación y la tolerancia de  los sectores peronistas que tienen en su condición sanguínea su  más preciado valor  político.  Con el control total de las corporaciones, los  medios y el apoyo de todo el establischment  nacional e internacional, atacan  las bases de los  símbolos de lucha del peronismo a sabiendas  que podrían  generar  una reacción que esperan que escale hasta llegar al derramamiento de la sangre que necesitan para justificar su venganza.  Esa es la idea central, azuzar la violencia para provocar un estallido con el que pretenderán luego justificar su accionar ordenador de un desastre provocado y fogoneado con la intención de borrar cualquier esquema institucional.

 

Los medios, por su parte,  necesitan  corroborar su capacidad de influencia  sobre  aquellos sectores a los que  dirigen sus realidades cargadas de un sentido común  anti peronista, en todo caso, estas manifestaciones  sirven  para  redefinir el caris de su accionar y la carga de consignas deliberadamente ambiguas que le permitan a los dirigentes despegarse de las atrocidades de sus fanáticos para conservar algún matiz de legitimidad. Una maniobra contradictoria, en tanto, reiteramos, asistimos a la emergencia de sectores que ya no creen en la democracia ni pretenden una convivencia con sectores a los que buscan  eliminar.

 

Son momentos de cabezas frías. Es preciso  no entrar en confrontaciones con sectores que no buscan el debate o el intercambio de ideas por lo que resulta fundamental no otorgarle mayor entidad a sus expresiones de odio o a la irracionalidad de sus posturas. Deben ser las políticas y las acciones de la gestión las que tengan el peso suficiente como  para imponerse en el centro de los debates de las mayorías silenciosas  para no quedar rehenes de la agenda que buscan instalar los medios hegemónicos. Pero eso, será motivo futuros análisis.

 

EL VACUNATORIO VIP Y CIRCO DE LA OPOSICION

EL VACUNATORIO VIP Y CIRCO DE LA OPOSICION

La supuesta existencia de un vacunatorio vip que saliera a la luz luego de que el periodista Horacio Verbitsky contara que fue inoculado  contra el coronavirus en el Ministerio de Salud  propicio el escenario perfecto  para que la estructura mediática hegemónica articulara una nueva etapa en su  la campaña de desprestigio hacia la gestión de la pandemia por  parte del gobierno.

 

El propio presidente fue quien rápidamente  entendió que las acciones del ministro eran gravísimas en tanto  supuestamente se   había repartido entre amigos un bien escaso que salva vidas mientras millones de argentinos salen a trabajar todos los días con miedo a contagiarse y morirse. Desde cualquier perspectiva se  trata de un  acto inmoral e impropio de la lógica solidaria con la que el gobierno busca cimentar su gestión contra la pandemia. El error debilitó aún más al  gobierno en particular y a la confianza en la democracia en general cargándose  a un  prócer del peronismo en el proceso. Nada menos que al   funcionario  responsable de diseñar el  plan Remediar, de  impulsar la Ley de Genéricos, del  diseño del  plan de lucha contra el COVID-19 y uno de los principales responsables de  conseguir millones de vacunas para los argentinos en medio de un caranchismo internacional por el acceso a las vacunas,  además, como si fuera poco,  uno de los principales  promotores de   la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

 

Incomodar al poder tiene sus costos y sus  enemigos esperaban  este momento. A partir de aquí todo es  circo. El show de Clarín  como el orquestador  de un  discurso indisimulablemente antidemocrático y  golpista. La usina  de operaciones y Fake News que alimentan las nociones preconcebidas de  sectores sujetados por estos poderes  para quienes la democracia ya no representa una garantía  de regulación social al tiempo que reafirman  un sentido de superioridad clasista y racial  a partir de   percibirse  a sí mismos como la reserva moral de un país tomado por la demagogia del populismo comunista filo chavista.

 

Nadie podrá negar que en  un país con once millones alimentándose en comedores, 50 mil muertos y una oposición dispuesta a cargarse al gobierno a cualquier costo, una indecisión del presidente en castigar estas acciones  pudo  haber desatado un incendio de proporciones incalculables. Así mismo,  cuesta entender la manera en la que el oficialismo  incurre en errores comunicaciones que dejan entrever sesgos de  ingenuidad política que lo dejan a merced de  los ataques de Clarín.  Ante la ausencia de un relato oficial, ciertamente,  son los medios hegemónicos  quienes  marcan   la agenda política que  obliga  al gobierno a adoptar una actitud constantemente  defensiva frente al accionar de los grupos de tareas del poder. Una tras  una los medios de la derecha ganan   batallas claves  por el sentido común en los espacios públicos y políticos. El supuesto vacunatorio vip es para este gobierno  lo que los bolsos de López para el de Cristina. Es en este punto donde el Frente gobernante  deberá redefinir el modelo de su accionar político  o seguir condicionado por las  realidades armadas  a la medida de los intereses  de las nuevas vertientes de una  derecha nacional empoderada que no encuentra sosiego en su afán por reducir a las mayorías del campo nacional y popular peronista a su mínima expresión o a  su aniquilación definitiva.

 

Resulta entendible que desde los  altares de esa supuesta  superioridad  moral se juzguen a  estas  acciones como actos propios  de grupos a los que ya ni siquiera se consideran seres humanos por lo que resulta  justificable  su sed de venganza y revanchismo.  No parece importar el costo de lo que  deba  tolerarse.  Un endeudamiento externo  que hipotecó el destino de nuestro país por cien años y la fuga del  mayor crédito otorgado al estado nacional   en toda su historia, la  adecuación de  leyes para facilitar  el blanqueo de capitales de  familiares y amigos  del anterior  presidente y sus paraísos fiscales intocables para la justicia, la desarticulación del Ministerio de Salud y su degradación  a Secretaria junto al  vencimiento de  4 millones de dosis de vacunas que generaría  el primer brote de sarampión en los últimos 20 años del país. No resulta ilógico entonces que  quienes  denunciaron al actual presidente por envenenamiento ahora exijan  ese veneno  para la totalidad de la población, desde luego,  sin privilegios ni concesiones. La razón ya no articula su discurso por lo que no se sienten en la obligación de respetar sus criterios. Se trata de un relato  desconectado de toda razón, ética o tradiciones sociales para dar paso a delirios colectivos que adquieren la potencia de la histeria y la  paranoia.

 

Pese a su desencanto con el gobierno por la marcha de la economía, los procesos inflacionarios y los temores  del presidente a  enfrentar  las patronales agropecurias que condicionan los precios internos de la comida y la energía, la militancia   de las  base K  son  consientes que en el marco de esta lucha no solo se definirá el futuro de su supervivencia como actores políticos, sino también, el de las instituciones y la propia  democracia.

 

 

EL CURRO DE LAS GEOCELDAS DE CAMBIEMOS EN COLASTINE NORTE

EL CURRO DE LAS GEOCELDAS DE CAMBIEMOS  EN COLASTINE NORTE

Los históricos problemas que enfrenta la localidad y la región como consecuencia de las inundaciones pluviales  y los inconvenientes  para  la infraestructura vial se han vuelto un problema insoluble para las administraciones comunales. Sin inversiones millonarias en obras de pavimentación y desagües adecuados no parece haber  soluciones intermedias lo suficientemente efectivas  a las inundaciones ocasionadas por las lluvias  y el consiguiente  deterioro en  terrenos blandos que no soportan la circulación vehicular transformando a calles y caminos rurales   en auténticas piscinas o una  zona de bombardeo con baches de tamaño industrial.

 

Algunas alternativas curiosas y experimentales se utilizaron  durante la gestión de Cambiemos en la municipalidad de Santa Fe. En ese sentido, el por el entonces intendente José Corral llevó a cabo una serie de obras con una nueva  tecnología experimental denominada  “geoceldas” como una solución definitiva e intermedia para evitar el bacheo y las constantes inundaciones de calles arenosas sin los elevados costes que implicaría una obra de pavimentación. Colastiné Norte fue el distrito  elegido para la implementación  de esta tecnología. Una  solución  ideada en  la década de los noventa por ingenieros civiles del ejército norteamericano durante la guerra de Irak para permitir el tránsito de tanques y equipos pesados en las arenas del desierto del medio oriente.

 

Lo cierto es que algunos años después las geoceldas  demostraron  su inutilidad para resolver los problemas propios de nuestra región. Las constantes lluvias sumado a las características de un suelo inestable y arenoso han hecho de esta solución  un verdadero dolor de cabeza para vecinos y para las propias autoridades que ahora deben  lidiar con todos los  problemas anteriores sumados a los ocasionados por  las propias  geoceldas, las calles siguieron inundándose, los baches jamás  pudieron evitarse  y  con el paso del tiempo  las geoceldas quedaron expuestas  lo que vuelve la circulación vehicular una verdadera odisea. Creada para climas extremadamente áridos la tecnología pudo haber resultado una respuesta efectiva  para los ingenieros en Irak, uno de los países más secos de la tierra, pero no parece pertinente para la realidad de regiones húmedas que vuelve a los suelos particularmente inestables.

 

La obra fue  así una de las tantas  puestas en escena de parte de un Frente partidario cuyo principal  merito se centró en  basar su gestión en torno a la construcción mediática de  una realidad casi de ensueño  que se sustentaba gracias al blindaje  y la masividad   de los grandes  medios de comunicación y las   millonarias pautas estatales que defendían  la gestión. La historia reciente nos demuestra una vez más lo peligrosas y costosas que pueden resultar algunas aventuras propuestas por sectores deseosos por sacar alguna ventaja política en un año electoral que nuevamente pondrá en carrera a  históricos candidatos sin la más mínima intención de honrar  la política como   vocación de servicio, sino más bien, como  una solución a sus problemas laborales.

A CINCO AÑOS DE LA GESTION NO SE CUMPLIO CON NADA DE LO PROMETIDO

 

 

 

 

 

A CINCO AÑOS DE LA GESTION NO SE CUMPLIO CON NADA DE LO PROMETIDO

LOS GRISES Y  SOMBRAS QUE ENVUELVEN EL BALANCE DE LA GESTION BERTOSSI

A cinco años de la gestión de Luciano Bertossi el gobierno comunal no ha  cumplido  ninguna de las  propuestas centrales del contrato electoral con el que ganó las elecciones hace 5 años.  Con todo por hacerse, el gobierno se halla   cada vez más ensimismado dentro de una  pequeña  burbuja de funcionarios que solo miran el ombligo de sus intereses sectoriales cada vez más  disociados de las necesidades sociales.  En estos contextos, su  acción política más   visible es una constante puesta en escena con la que parece   victimizarse  frente a aquellos sectores que  remarcan  su  promesas incumplidas, irónicamente, valiéndose  de los  mismos mecanismos políticos que alguna vez se propuso desterrar de la política domestica luego de terminar con la hegemonía del radicalismo de ultraderecha que gobernó a fuerza de  látigo y billetera durante  16 años la localidad. A cinco años de su mandato es posible evidenciar una constante en lo que ya podría  definirse como un modelo de gestión impropio de cualquier gobierno que se precie  Peronista, esto es,  desligarse de responsabilidades propias de cualquier cargo ejecutivo  atribuyéndoselas a   herencias recibidas, cuando esta   estrategia no llega a calar lo suficiente recurre a otro  viejo artilugio muy propio de las gestiones anteriores, culpar al propio pueblo y su idiosincrasia por lo que considera  críticas poco constructivas.

 

El modelo político parece repetirse  una y otra vez recostándose en  posiciones cada vez más derechosas y reñidas con las buenas prácticas democráticas con las mismas artimañas y el mismo  desprecio por las necesidades de la gente  que aquel radicalismo rancio y nostálgico de los años de plomo que logró mantenerse en  el poder por 16 años. Las diferencias parecerían  radicar en las formas un tanto más refinadas  del actual presidente comunal, por lo demás, la esencia política no ha variado un ápice.  Sin embargo, esa resistencia a asumir responsabilidades propias de la gestión deja  en evidencia un problema más grave aún,  la ausencia de un plan estratégico de gobierno que defina sus acciones, manejándose a ciegas se mueve de  acuerdo a las necesidades urgentes del día a día sin abordar los grandes  problemas estructurales como consecuencia de esa falta de planes directrices que orienten su accionar por lo que, consecuentemente,  se vuelve no solo errático y lento, sino también, ineficaz. Toda trasformación requiere enfrentar conflictos a partir de la desestabilización de intereses creados que genera cualquier acción de gubernamental, por esta razón, el gobierno elije no  accionar para evitar afrontar los   conflictos inherentes a cualquier decisión ejecutiva y de esa manera  no verse obligado a clarificar su posición frente a los múltiples  intereses contrapuestos propios de la sociedad lo que, ciertamente,  lo obliga a tener que  pactar con Dios y con el diablo en un juego de resultado cero.

 

Pero ningún análisis de estos años de gestión debería pasar por alto un dato pocas veces remarcado por el periodismo local.  La sangría  de colaboradores políticos directos  que alguna vez constituyeron la piedra angular del grupo humano  que le permitió al justicialismo aunar sus fuerzas y recuperar la comuna cabecera del departamento.  La huida  de los  funcionarios más secanos al presidente comunal  es tal vez el ejemplo más concreto de un proceso que desnuda  un estado en retirada y un gobierno sumido en sus intereses sectoriales  cada vez más alejado  de las necesidades de la gente.

 

El primer portazo se produjo ni bien comenzó la gestión allá por el 2015  con la salida de Daniel Kaufmann, uno de los colaboradores más cercanos del senador. El histórico funcionario justicialista  fue el primero en dar un paso al costado debido a supuestas  diferencias con los nuevos dirigentes que acompañaban al presidente comunal. Este hecho marcaría un antes y un después en la relación entre el senador y el presidente comunal que nunca volvería a ser la misma. Hasta allí, quizás un hecho comprensible dadas las diferencias generacionales entre el dirigente y el por  entonces equipo que acompañaba al presidente comunal. Sin embargo, las internas se acentuaron con el paso del tiempo debido a  la aparente poca   predisposición del presidente comunal a la hora de  considerar observaciones y cuestionamientos de los integrantes de su mesa chica, esta situación  generó  nuevos cimbronazos que concluyeron en el alejamiento de todo el grupo  que formaba parte del equipo de colaboradores técnicos y políticos con los que Bertossi llegó al poder. La primera salida que dejó al desnudo tales  problemas fue la del propio  Pereyra, no termino allí, cansados por la falta de resolución y gestiones inconsistentes, varios funcionarios siguieron sus pasos, Martínez, Nasimbera  y Duarte terminaron un  proceso que condujo a la soledad de los funcionarios actuales.

 

Sin dirigentes políticos con peso territorial o  grupos técnicos probados en el trabajo diario  los problemas se evidenciaron  en  la falta  de resolución  de  un gobierno  al que la pandemia le llego como una suerte de regalo del cielo en tanto le permitió justificar su falta de respuestas en cada una de las áreas del estado. El resultante ha sido  una suerte de  estado de anomia donde la sociedad se percibe  librada a su suerte por parte de un “no-gobierno”  en retirada y funcionarios preocupados por atender  intereses políticos sectoriales propios de sus  círculos de poder. 

 

VAMOS POR PARTES

La actual gestión llego al gobierno con tres propuestas como los pilares de sus promesas  electorales. La primera de ellas, atender y solucionar los inconvenientes relacionados al mantenimiento y refacción de los más de 90 km de caminos rurales de la localidad. El segundo, se relacionaba con  un  problema propio de nuestra época pero que constituía un histórico  reclamo por las condiciones  ambientales de los vecinos de uno de los barrios más populosos de la localidad como lo es el barrio Santa Teresita. La propuesta consistía en generar las condiciones para la continuación de las gestiones que permitieran  poner  en marcha de la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos y la erradicación del basural a cielo abierto que actualmente viola todas las normativas naciones y provinciales vigentes. La tercera, y no menos importante, dado el contexto en el que asumió la gestión, la puesta en marcha del denominado Plan Integral de Desagües Pluviales, elaborado “S&D INGENIERÍA S.A.”,  la misma consultora privada que elaborara el Plan de Desagües Cloacales de la Cooperativa de Aguas y Servicios Públicos,  que, de acuerdo a lo previsto  por el gobierno,  terminaría con las inundaciones en todos los barrios de la localidad, particularmente en el  barrio malabrigo.

 

De las obras del Plan Integral de Desagües Pluviales solo una se concretaría  y hace más de 4 años que  se halla paralizada, según información oficial, debido a la  falta de fondos. La estación de bombeo del barrio malabrigo se ha transformado en todo un  símbolo de la  gestión.  Construida  con fondos de obras menores del año 2016, contó con una inversión de casi  1 millón 700 mil pesos de los cuales 400 mil provinieron  fondos propios, sin embargo, aun así,  la obra nunca llegó a funcionar. Según las autoridades, solo faltarían una serie de  obras complementarias de hormigón y la adquisición  de los  “acoples” para  la instalación de la  bomba de bajo levante que desde esos años  duerme en los corralones comunales. Pese a ello, y a su importancia estratégica,  el gobierno no ha mostrado indicios de  tener  voluntad de culminar el proyecto  lo que genera un sinfín de suspicacias y rumores sobre  supuestos  pleitos legales entre el gobierno y la empresa encargada de la supervisión de la obra. De acuerdo a fuentes extra oficiales, la  empresa encargada de supervisar la obra habría cometido serios errores técnicos  que, a la vez,  no le permitirían a la empresa rosarina fabricante de la bomba su adecuada instalación.

 

En lo que respecta a caminos rurales los problemas nunca pudieron ser resueltos fundamentalmente debido a  la falta de una motoniveladora pesada que le permita al estado hacerse cargo de las obras y tareas de mantenimiento. Los avatares hiperinflacionarios y el dólar flotante del macrismo fueron una sentencia de muerte para las aspiraciones del gobierno por adquirir una maquina muy fuera de su presupuesto.  El  Plan Equipar, nombre con la que  la gestión socialista denomino a su programa de compras masivas y centralizadas  para reequipar a las comunas de la provincia,  nunca consiguió  licitar equipos pesados debido a las fluctuaciones del dólar y los proceso inflacionarios por lo que, una vez más, la comuna local se quedaría  sin su tan necesitada maquina.  Esto termino con las aspiraciones de contar con los equipos necesarios  y los problemas se agravaron, tanto así que los productores se hallan en  completa rebeldía, en mayo de esta año  el estado recaudo apenas 2.000 pesos de tasa rural lo que habla a las claras de un estado de  desobediencia civil de parte  estos sectores que ante la falta de respuestas se sienten liberados  de cumplir con obligaciones.

 

Con la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos ha pasado algo similar, se han continuado con las gestiones del gobierno  anterior pero por diversos problemas de índole económicos la planta nunca pudo ponerse en funcionamiento pese a contar con prácticamente todas las condiciones para hacerlo. El problema insoluble sigue siendo la falta de un terreno que permita la construcción de un relleno sanitario que completaría el proceso de recolección, selección y destino final de residuos inorgánicos.

TERMINO ANTES DE EMPEZAR

Algunos de estos  problemas son propios de la falta de gestión, otros, una mezcla entre herencias y condicionamientos nacionales, sea como sea, los problemas de  comunicación  y la  ausencia  de estructuras estatales que desempeñen ese rol es otro de los  problemas centrales que la gestión  no ha podido resolver. El gobierno casi que no comunica o directamente parece haber renunciado a hacerlo. Buena parte de la sociedad no se entera de las acciones  o  fundamentos de las políticas desplegadas por el gobierno lo que desencadena cataratas de rumores, pareceres y opiniones retroalimentadas por  la falta de información oficial generándose  caos,  confusión e incertidumbre.

 

Da la sensación que resulten como resulten las elecciones del próximo año, el modelo de gestión propuesto por Bertossi está completa y definitivamente agotado. Todo lo que podía ofrecer lo ofreció y ya no parecerían  quedar reservas como para esperar algo diferente a lo propuesto hasta el momento. La soledad del presidente comunal  y el desgaste propios de la gestión hacen que sus  posibilidades de dar  un  golpe de timón que le permitan recuperar la iniciativa  resulten muy limitadas. La crisis de la pandemia fue letal para el gobierno de Perotti.  Propios y extraños coinciden en señalar que para el justicialismo provincial la suerte  estaría echada y solo le restaría   transcurrir ante la inminencia de un proyecto que terminó antes de comenzar en tanto  nunca pudo superar la crisis que significo la pandemia y su falta de cintura política  para  rehacerse ante un contexto imprevisto. La falta de un proyecto político sólido terminó de evidenciarse ante la inacción y el no gobierno de la gestión provincial que arrastró consigo a buena parte de los proyectos comunales que alguna vez lo apoyaron. Bertossi, no sería la excepción.

LAS DIFICULTADES DE LA REGION PARA RETENER A SUS PROFESIONALES

LAS DIFICULTADES DE LA REGION PARA RETENER A SUS PROFESIONALES

Hoy me recibí de Profesor de Enseñanza Superior. Mi segundo Título Universitario.  Como en la mayoría de los casos este  logro está lejos de ser personal, es más bien familiar, dado el acompañamiento de mis seres queridos que aguantan mi mal humor, angustias  y ensimismamientos.

 

A men de ello, estas ocasiones son interesantes para analizar la realidad socio cultural de nuestras regiones y las posibilidades que nuestras localidades ofrecen a sus profesionales. Siendo uno de los departamentos más pobres de la región las alternativas no son alentadoras, la pobreza no solo radica en sus índices socio económicos, sino también, en el amalgama de valores, significados y prácticas sociales que hacen a la cultura de la zona. Una histórica propensión a incorporar el mínimo posible de mano de obra de parte de los reducidísimos sectores productivos, mucho menos si es calificada dados los elevados costes que ello implica, ciertamente, se  añade  la postura reticente de las instituciones para con lo nuevo, lo diferente o lo que signifique un disrupción en sus praxis, de allí que los celos, envidias y prejuicios hagan particularmente  difícil el trabajo interdisciplinario que requiere la labor  profesional.

 

En estos contextos, la región enfrenta  serias dificultades para retener a sus profesionales que no encuentran espacios para su desarrollo profesional y personal. El trabajo se hace así cuesta arriba en tanto la actividad institucional y de  sus sistemas productivos se vuelve un bucle que se retroalimenta de significados y prácticas que ya no responden a los requerimientos y necesidades de una sociedad cada vez más compleja y atravesada por los históricos procesos entrópicos producto  de las asimetrías socioeconómicas que hacen de la región una de las zonas más socialmente  injustas de la provincia.

 

La necesidad de plantear programas y proyectos quinquenales se hace impostergable, así como además, la creación de los ámbitos institucionales para habilitar debates integrales sobre los diversos aspectos   conflictuales  que atenazan el desarrollo sostenido de la región. Los contextos no son favorables y es entendible la postura de quienes emigran sin lograr aportar sus saberes  a estas sociedades. Seremos optimistas, al menos con el corazón.

Archivos

Copyright © 2011-2012, Infiniti. Todo Rights Reserved. Iconos by IconShock